cuento de navidad


El Sr. Nougat debía entregar su pedido a las 23 horas en el distrito 12.


Aquella noche de diciembre nevaba en la ciudad, así que tendría que salir con tiempo, el tráfico a cinco días de Navidad era insoportable y él, que estaba a punto de jubilarse, se encontraba cansado y torpe para andar con prisas y tan cargado.
Ésta sería, por fin, su última salida.

La Ciudad de la Luz de noche, le regalaba una vez más, todo su esplendor.
Desde lo alto podía ver los maravillosos tejados, las cúpulas de sus iglesias favoritas, los puentes, los canales...Pasó cerca de su nueva casa: su futuro nido en la flecha de Notre Dame.


Allí pasaría el resto de su vida, en su dorado y merecido retiro.



La terraza del hospital Saint-Antoine tenía una buena zona de aterrizaje y un lugar reservado para las cigüeñas de su compañía. En cuanto posó sus largas patas en el suelo, la comadrona Madame Accouchesse, se le echó encima para arrebatarle su paquete.
La campana de la iglesia de St. Martin sonó once veces, menos mal, llegó justo a tiempo.




El veinte de diciembre de 1973 a las 23 horas y 10 minutos, la pequeña Annabellee, abrió sus grandes ojos por primera vez. Vio la luz y sonrió.
La habitación del hospital estaba llena de flores y globos de todos los colores.


Unos peluches sonrientes observaban los pasteles con cara golosa y las botellas de champán al abrirse, parecían una sesión de fuegos artificiales anunciando una gran fiesta.
Un hombre vestido de payaso repartía puros con orgullo y una serie de extraños personajes comenzaron a desfilar por allí para ver a la recién nacida.


Las enfermeras se miraban entre ellas asombradas, intentando confirmar si aquello que estaban viendo, estaba sucediendo en realidad o era un sueño.




Alrededor de la niña, habían montado un circo al completo, el mayor espectáculo del mundo:


su original familia.








(para la manada, con todo mi Amor)

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Ví la mañana nacer
y volví a ser...
mientras atrapaba con mi mano el circulito encandescente (pt.)
pensaba
como el mundo es pequeño
apenas un verso
en el universo
y como vuelve a crecer
en el castillo ambulante
porque aprender a vivir en tierras extrañas
es como renacer
volver a ser
y si me dejo bucear en mi minúsculo abismo
vislumbro unas alitas al vuelo
proyectadas por ojitos platonicos
Las palabras son juguetitos que
me llevan por el pensamiento,
más allá del horizonte azul infinito...
surge y vuelve el enrosque y a veces me digo: no hay nada que me haga sonrreir y tu me dices:...pero lo podemos inventar!!!...
E a gente volta a brincar de viver...

RENÉ dijo...

¡¡¡FELICIDADES!!!
HACE VARIOS DÍAS QUE ESPERABA EL CUENTO DE NAVIDAD!!
ME ENCANTÓ!..LO ACABO DE LEER.COMO TRES VECES.
ESTBA TRATANDO DE SER EL PRIMER COMENTARIO ..PERO NO RESULTÓ..CALCULÉ MAL LA DIDERENCIA HORARIA..
AYER..CREO .TE ENVIÉ UN MAIL DE FELICIDADES.¿LO RECIBISTE'
AMIGA..DESEO QUE TODOS TUS CERCANOS HAGAN SUFICIENTE MAGIA.PARA QUE SIENTAS ESTE DÍA ESPECIAL!!
COMO CUANDO NACISTE!!
TE DEJO UN ABRAZO GIGAANTE!!
MUCHOS CARIÑOS DE TU AMIGO..VARIOS SIGLOS MAYOR QUE TÚ!!
DESDE LA MONTAÑA AL SUR DE CHILE
TU AMIGO RENÉ}
FELICIDADES DE VERDAD!!!

annabellee dijo...

La orilla de mi reino no es particular, si te acercas te mojas, como los demás...
Giro en la rueda del destino, agarrada a las manos amigas que hoy me acompañan para jugar.
La conexión de los hermanos del alma es circular, no hay primero ni último, lo más bonito es rodar y rodar y bailar y bailar.
Gracias, de verdad de la buena!!!

Alberto dijo...

Mis mejores deseos para el 2008.
Feliz año nuevo!
un abrazo.